¿Cómo usar la almohada cervical?

¿Sabías que un 30% de las cefaleas crónicas son causadas por molestos dolores en las cervicales? La proximidad que existe entre la cabeza y el cuello, provoca que cualquier anomalía en la musculatura o en alguna de las vértebras que lo rodean genere dolor de cabeza, que se caracteriza por ser muy persistente en esta zona y condiciona notablemente nuestro bienestar.

Por ello, cuidar la zona cervical durante los ciclos de sueño es algo fundamental. Gracias a ello, dejamos que la musculatura se relaje, que los puntos de presión se reduzcan y que el cuello tenga tiempo para descargar toda la tensión acumulada durante el día. Este reparador descanso está a tu alcance con una suave y esponjosa almohada cervical. Pero, ¿sabes cuál elegir y cómo utilizarla correctamente? Coge papel y boli, porque en el blog de hoy, ¡te lo vamos a explicar!

Qué es una almohada cervical

Una almohada cervical es una almohada diseñada específicamente para sostener el cuello y la cabeza durante el descanso. Manteniendo la curva cervical en una postura correcta, se encarga de que tanto músculos, ligamentos y huesos se relajen por completo. Esto provoca que la zona entera se regenere y aporte una sensación de cuello descansado al despertar. 

¿Cómo es una almohada de estas características? Su diseño destaca por tener forma de lazo, siendo su parte central más estrecha que la de sus lados. Este formato permite acunar la cabeza y el cuello, distribuyendo su peso de manera más equitativa, aliviando la presión y mejorando la circulación de la sangre (cuya fluidez es muy importante en la zona cervical).

Factores importantes para comprar una almohada cervical 

Bien, ya conoces lo que es una almohada de este tipo. Pero…¿sabrías detectar cuál es la mejor almohada cervical para tu cuello? Aquí te dejamos algunas claves importantes que te ayudarán a decidir cuál es la idónea para sostener tus sueños más placenteros y reparadores.

  • Su material. La mayoría de almohadas del mercado están fabricadas con espuma viscoelástica o espumación de látex. Y es que aunque ambos materiales son de calidad y aptos para el descanso, en este caso es la viscoelástica el material más recomendado para reposar la zona cervical. Con ella podrás descansar en infinidad de posturas, no padecerás alergias y además podrás conservarla durante mucho tiempo.
  • El tiempo que tardes en adaptarte a ella. Ten en cuenta, que por su forma ergonómica (una curva), ofrece un soporte muy diferente al que estarás acostumbrado a utilizar en tu almohada (más plano). Por ello, será preferible que escojas una almohada que cuente con diferentes soportes para que puedas ir probando en cuál descansas mejor.
  • La posición al descansar. Si eres de esas personas que adoran dormir boca arriba o de lado, una almohada cervical ergonómica es perfecta para ti. De hecho, una almohada cervical para dormir de lado es algo muy recomendado. En cualquier caso, permite descansar en otra postura diferente.
  • El colchón. La firmeza del colchón será la que determine la cantidad de apoyo que vas a realizar en tu almohada cervical. De esta manera, tendrás que entrar a valorar si tu colchón es firme o blando y cuál es el mejor colchón para evitar el dolor de espalda. Una medida estándar irá acorde a tu colchón y se convertirá en tu complemento ideal para descansar correctamente. 

La almohada cervical de Valentia Medical, se adapta perfectamente a cualquiera de estas variables. Debido a su curvatura, abraza en totalmente la forma del cuello, que podrá descansar en diferentes posiciones gracias a su sistema multipose y su diseño ergonómico.

Gracias a su tejido viscoelástico y transpirable, es perfecta para tu descanso, pues se encarga de reparar las tensiones acumuladas en la zona cervical  y además permite la entrada de aire para poder instalarla de forma interna con frecuencia.

¿Cómo usar una almohada cervical?

Una vez has escogido la almohada cervical, es momento de aprender a darle el mejor uso para que tu descanso sea lo más efectivo posible. Aquí te dejamos algunas recomendaciones para sacarle el máximo partido.

  • Colócala bien sobre la cama. Cómo podrás observar, la almohada cervical tiene una curvatura. Esta inclinación debe quedar en contacto con el cuello, mientras que los hombros deben situarse sobre el colchón para que la alineación de cabeza, cuello y hombros sea totalmente óptima y te mantengas en una buena posición.
  • Dormir de lado o boca arriba. Como ya comentamos anteriormente en otro blog, las mejores posturas para dormir son de lado y boca arriba, ya que son las posiciones que más favorecen la salud de nuestra espalda.
  • Si duermes boca arriba, tu cabeza deberá estar apoyada sobre la almohada cervical y los hombres sobre el colchón. Si eres de los que duerme de lado, tu cabeza y cuello deberán estar alineados con la columna vertebral, como si estuvieses de pie.
  • Y si sueles dormir boca abajo… Debemos decirte que una almohada cervical no es lo más recomendable, ya que su curvatura hará que el cuello se arquee hacia la posición contraria, lo que te reportará molestos dolores cervicales.

3 errores a evitar en el uso de la almohada cervical

Aquí te dejamos algunas cosas que debes evitar hacer si te compras una almohada cervical:

  • No apoyes la cabeza sobre la zona curva. Existe una zona más plana pensada para que puedas reposar tu cabeza sobre ella, mientras que la zona curva será para el cuello. De lo contrario, no tardarás en notar molestos dolores cervicales y de espalda cuando te levantes.
  • ¡No dobles la almohada al dormir! Es un error. De esta manera solo conseguirás reducir sus efectos.
  • Ten paciencia con los resultados. No dejes de utilizarla al poco tiempo solo porque no descanses como hubieras esperado.Ten en cuenta que este tipo de almohada es muy diferente a la almohada tradicional que has estado usando, por lo que es totalmente normal que tardes en adaptarte a su forma. 

Esperamos haberte acercado un poco más a las increíbles propiedades de la almohada cervical. Como habrás visto, su uso es muy sencillo, y son múltiples los beneficios que reporta a la zona cervical, al cuello y a la espalda y que sin duda mejorarán tu calidad de vida.

No olvides que en tu descanso, todos los elementos entran en juego. Podrás complementar tu almohada cervical con un colchón adaptado a tus necesidades, un protector de colchón o un topper viscoelástico. Todo orientado a conseguir el descanso de tus sueños

En Valentia Medical, cuidamos de ti.

Productos relacionados

Comentarios (0)

No hay comentarios